viernes, 2 de marzo de 2012

pero deja la tormenta

somos dos máquinas cuando dormimos juntos
tú eres la hembra y yo el macho
a través del hueco que hay detrás de tus rodillas
nos conectamos de manera limpia
mientras cualquier otro hombre necesitaría un adaptador

la conexión es sencilla
tú me das la espalda y flexionas las piernas
lo mismo hago yo y me ayudo de mis brazos
que cierro sobre tu pecho
para encajar mis rodillas tras las tuyas

nos dormimos casi inmediatamente
yo sueño que padre vive,
tú que estás en una fiesta
y que al día siguiente no tienes que trabajar

somos dos máquinas cuando dormimos juntos
y lo hacemos sobre nubes
que tú crees que cazo yo
pero es en realidad un ángel quien lo hace
y a cambio dejo que mire

se sienta en la mesilla de noche,
en silencio con ojos humedecidos
y espera hasta que te vas para decirme
que no ha visto más belleza en ninguno
de los sucesivos niveles que llegan hasta dios

entonces desaparece, atravesando la puerta
y me arrebata las nubes
pero deja la tormenta

No hay comentarios:

Publicar un comentario