miércoles, 17 de octubre de 2012

mail a mi ex

Verás, el número e es el número más misterioso, después de pi, de las
matemáticas. Sirve entre otras cosas para calcular valores de
crecimiento continuo como, por ejemplo, la población dentro de unos
años, el volumen de un arbol dentro de cierto tiempo, etc
Te pondré un ejemplo, es un juego para dos jugadores. Se toman 20
sobres y se numeran del 1 al 20. El jugador 1 escribe 20 sumas
diferentes de dinero en tarjetas y mete cada tarjeta en uno de los
sobres. El jugador 2 elige a continuación un sobre, y tiene derecho a
ganar la cantidad indicada en la tarjeta que había dentro. Puede
aceptar el dinero o elegir otro sobre. Si elige otro sobre, no puede
volverse atrás y reclamar un premio que haya salido antes.
El jugador 2 continúa abriendo sobres hasta que se conforma con el
premio que tiene. El jugador 1 muestra entonces todos los premios. El
jugador 2 se lleva 20 puntos si consiguió el premio máximo que había,
19 puntos si consiguió el segundo premio y así sucesivamente.
A continuación se vacían todos los sobres, y el jugador 2 escribe 20
sumas diferentes de dinero en tarjetas y mete cada tarjeta en uno de
los sobres. El jugador 1 tiene que tratar ahora de conseguir el máximo
premio posible. Una vez que ha elegido el sobre definitivo, se le
puntúa del mismo modo que al jugador 2. Gana el jugador que consiga
mayor puntuación: no mayor cantidad de dinero, sino número de puntos.
El aspecto más intrigante de este juego es que uno no sabe cuál es el
abanico de premios: el premio máximo podría ser un euro o un millón de
euros. La cuestión es si existe o no una estrategia que nos ayude a
incrementar nuestras posibilidades de ganar. Pues resulta que sí la
hay. Se encuentra en una fórmula secreta que depende del número e.
Como no quiero aburrirte con fórmulas, debes tener claro que el número
e es la constante para calcular valores y puede aplicarse para tener
más probabilidades en este juego, usándolo en una fórmula matemática
que comienza primero por dividir 1/e (que es 0,37). De esto sacamos
que debemos abrir el 37% de los sobres o sea, siete de ellos. Luego
continuaríamos abriendo sobres, pero pararíamos cuando saliera un
premio superior a todos los premios que hubieran salido anteriormente.
Las matemáticas nos aseguran que, procediendo así, una de cada tres
veces terminaremos consiguiendo el premio más grande de todos los que
hay.
Pues bien, puedes aplicar esta fórmula para el amor. Si yo conozco
chicas de manera regular desde los 16 años y considero una vida
sentimental inquieta como mucho hasta los 50, los siete sobres que hay
que abrir se convierten aproximadamente en 12 años, teniendo por tanto
28 años cuando he abierto los siete primeros sobres y debo quedarme
ahora con el sobre que supere a los anteriores, que serías tú. Por
eso, cuando lo dejamos, tuve la sensación exacta que tendría si
hubiese un 33% de posibilidades de que tú fueses el amor de mi vida (o
el sobre con la cantidad más alta)

No hay comentarios:

Publicar un comentario